87-The Hand of Fear (4 episodios)

doctor-who-the-hand-of-fear-sarah-jane

Se nos va Sarah Jane Smith. Eso es lo que tiene uno inevitablemente en mente cuando empieza el visionado de The Hand of Fear: saber que está a punto de despedirse de la que es sin duda la compañera más famosa de la etapa clásica. De hecho, en una encuesta publicada este mismo mes en Doctor Who Magazine, Sarah Jane salía elegida como la mejor acompañante de toda la serie por los lectores de la revista.

Debo decir que no comparto completamente ese entusiasmo. Cuidado, no digo que Sarah Jane no sea una muy buena acompañante, de hecho en lo que se refiere a acompañantes femeninas es fácilmente la más interesante y mejor escrita desde Barbara o Liz, como demuestran momentos como su gran “There is nothing only about being a woman” en el segundo serial de Peladon. Simplemente no he llegado a conectar tanto con el personaje como me esperaba. De hecho, diré que Sarah Jane es un personaje que para mí funciona y me interesa mucho más una vez vuelve en la etapa Moderna de la serie y se convierte en el ejemplo de acompañante que dejó de viajar con El Doctor años atrás pero aún vive aventuras.

Todo esto no quita que la despedida de Sarah sea algo dificil de ver, máxime cuando me encontré con que su últimos momentos en la TARDIS me pillaban completamente por sorpresa. Ya he comentado muchas marchas de acompañantes en estas 14 temporadas que llevamos, y son muy irregulares: algunas se preparan durante todo el serial mientras que otras son repentinas, y el grado de emoción y dedicación que se le da a sus últimas escenas varía, llegando solo pocas veces a tener la importancia que tienen momentos similares en la serie de hoy en día.

La marcha de Sarah es repentina, pero eso uno se lo espera, ya que no hay nada que la prepare durante el serial. Lo que me sorprendió es que se trata de la marcha de acompañante más emotiva y conseguida que he visto en la serie Clásica. Una última escena en la que vemos tanto al Doctor, un Tom Baker que aquí lo da todo, destrozado por tener que decir adiós a su mejor amiga, como a Sarah Jane, la gran Elizabeth Sladen, que sabe que está a punto de terminar la que seguramente haya sido la etapa más interesante de su vida.

Es una escena para el recuerdo, un momento clave de la historia de Doctor Who, y una despedida de acompañante que consigue emocionar y marcar al espectador , pero sin llegar a extremos (en mi opinión) tan exagerados como la marcha de Rose en la etapa moderna. No es de extrañar que al despedirse del personaje de esta forma, los espectadores nunca olvidaran a Sarah Jane, y que Russel T Davies decidiera hacerla regresar en la etapa moderna y darle su proprio spin-off.

Pero hablemos del serial en sí, que a eso hemos venido. The Hand of Fear es una historia muy sólida, que tiene como elemento curioso que cambia completamente de localización y secundarios a cada episodio, algo que hemos visto poco en la serie salvo por, a lo mejor, The Keys of Marinus o The Chase.

La trama gira en torno a la mano de piedra de un antiguo ser extraterrestre llamado Eldrad, que es descubierta enterrada al derribar un edificio en Londres. La mano posee a Sarah Jane (de hecho es una pena que el personaje tenga que pasar una parte de su último serial así, sobre todo dado que es algo que le pasa a menudo durante su etapa en la serie), con el objetivo de que esta le lleve a un sitio que le permita absorber radiación y así reconstituirse.

La fuerza de este serial viene, además de la variedad ya mencionada, del (la) proprio(a) Eldrad, que como no podía ser de otra forma está presente en la segunda mitad del serial. La actriz (Eldrad acaba adoptando forma femenina) que le da vida, Judith Paris, y un guión bien manejado, consiguen crear a un personaje de intenciones muy ambiguas. No sabemos si deberíamos confiar en Eldrad o en las leyendas que lo (la) presentan como una amenza, y tampoco lo sabe El Doctor. Esto consigue mantener mucho el interés del espectador. Entre este aspecto y la variedad de escenarios y personajes, el serial no tiene tiempo para aburrir.

The Hand of Fear sería un serial muy recomendable solo por su trama principal. Pero el hecho de ser el último serial de Sarah Jane Smith y esa última escena para el recuerdo lo elevan a la categoría de imprescindible. No dudéis en darle un visionado si queréis ver por qué Sarah Jane recriminó años más tarde al Décimo Doctor el haberla abandonado en el barrio equivocado.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s