85-The Seeds of Doom (6 episodios)

Lo primero que me viene a la mente al tener que comentar The Seeds of Doom, es lo difícil que resulta no confundirlo con el serial de la Sexta Temporada llamado The Seeds of Death, por razones evidentes. Además, la similitud entre las dos historias no se para en el título, ya que no he podido evitar notar algunos parecidos en cuanto a trama en unos pocos momentos del serial, aunque para nada tanto como para pensar que se trate de una copia ni nada parecido. Tras comentar esta pequeña curiosidad, pasemos a hablar más detenidamente de The Seeds of Doom, serial que cierra la Temporada 13.

Andaba yo convencido que el hecho de que el Brigadier no fuese a volver a aparecer en la serie hasta la llegada del Quinto Doctor significaba que íbamos a ver muy pocas historias ambientadas en la Tierra y con menciones a UNIT, pero esta temporada no para de demostrarme lo equivocado que estaba. Ya lo hizo en The Android Invasion, y ahora el Cuarto Doctor, un par de seriales más tarde, vuelve a pasarse por la Tierra. Esta vez lo hace tras el descubrimiento de un extraño capullo enterrado bajo la Antártida.

Los dos primeros capítulos ocurren justamente allí, dentro de la base que habitan los científicos responsables del descubrimiento. Dado que la trama acaba girando entorno a un ente alienígena que se apodera de cuerpos de humanos para tomar forma, no pude evitar pensar mucho en The Thing (ya sea la película original o la versión de Carpenter). Y es que hasta el tono de estos dos capítulos es cercano, resultando muy opresivo por momentos.

El resto de los capítulos ocurren en Londres, principalmente en la base del villano, Harrison Chase, un millonario excéntrico obsesionado con las plantas y que quiere preservar el capullo a todo coste. A partir de esta parte el tono del serial cambia completamente y se acerca mucho a lo que uno podría haberse esperado de Los Vengadores (la serie británica de los años 60,  no el super-grupo de Marvel Cómics), por ese toque de espionaje mezclado con ciencia ficción.

Debo decir que esta vez el villano no consiguió llamarme particularmente la atención al contrario que otros de esta misma temporada. El concepto tiene potencial, pero no consiguió engancharme tanto como hubiera querido. Quizás en un futuro visionado lo vea con otros ojos.

Lo que sí que resulta muy interesante es la amenaza, el Krenoid, una raza alienígena compuesta de plantas carnívoras que se apoderan de los cuerpos de las especies nativa de un planeta para sobrevivir. Un concepto muy inquietante y que además consiguen vendernos muy bien gracias a uno de los actores del serial, Mark Jones, que interpreta a un científico que acaba siendo infectado por el capullo. Una vez ocurre esto, comparte una gran escena con Elizabeth Sladen como Sarah Jane Smith en la que consigue vendernos el horror y el sufrimiento por el que está pasando al sentirse siendo invadido por el Krenoid. Un gran ejemplo de cómo una buena actuación puede ser más importante que unos buenos efectos a la hora de vender una idea como esta.

Pero aún así los efectos no se quedan cortos aquí, y es que seguimos en la era Hinchcliffe, en la que, según una broma recurrente entre los fans de la serie, se gastaron el presupuesto de todos los siguientes años de la serie. Y uno puede ver porqué dicen esto, ya que el maquillaje de los personajes infectados, o el de cuando ya han sido completamente transformados en Krenoids es muy resultón, y no creo que hubiera que hacer modificaciones excesivas si la raza vuelve a aparecer en un futuro.

El ritmo de la historia es bastante bueno para ser de 6 partes, sobre todo por la idea de tener 2 episodios con un ambiente y un estilo diferenciados del de los 4 episodios posteriores. Es una buena forma de limitar el inevitable relleno que suelen tener la mayoría de los seriales de esta duración. Parece que durante un par de temporadas se va a mantener el formato de esta temporada, con seriales de 4 episodios toda la temporada, acabándola con uno de 6. En esta temporada ha dado sus frutos, permitiendo no tener ningún serial que se haga demasiado largo, y permitiendo más tiempo para preparar el único de 6 episodios. Veremos si el resto de seriales largos de la era Baker aguantan tan bien.

Había oído cosas muy buenas de The Seeds of Doom, y puedo ver porqué. Se aleja del estilo de horror gótico de la mayoría de seriales de la temporada, pero aún así consigue ser una mezcla de estilos funcional con una amenaza muy interesante, un par de muy buenas actuaciones (no he mencionado a Tom Baker pero aquí está especialmente fenomenal) y un buen ritmo. No es mi serial favorito de la temporada, pero sigue rallando a muy buen nivel, y creo que alguien a quién la atraiga el estilo de esta historia más que a mí podría contarla entre sus favoritas.

Acabada entonces la segunda temporada de Philip Hinchcliffe y Robert Holmes a los mandos de la serie, y ha mantenido un gran nivel, la verdad. Hasta su peor serial es muy entretenido y sus mejores son auténticos clásicos. Y no digo más, que creo que valdrá más la pena hablar sobre ello detenidamente tras el final de esta etapa, es decir, al finalizar la siguiente temporada.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s